Notas del Corona en NY (23)

0
188
Photo by Matt Moloney from StockSnap

Por Rafael Pabón /26 de abril de 2020.

Hoy estuve en mi primer servicio velatorio virtual para otra víctima del Coronavirus, el padre de una compañera de trabajo. Para mi sorpresa lo virtual no implicó que el servicio fuera menos emotivo. Quizás no hubo familiares lanzándose a llorar encima del féretro, pero había muchas muestras de amor y de dolor. Las fotos y videos del difundo bailando salsa y cantando en los bares de Lima y en las fiestas familiares provocaban un llanto contagioso que se propagaba rápidamente entre todos los dolientes virtuales. Es el primero y auguro que serán más. Me conmovió ver a mi compañera de trabajo en llanto al ver las imágenes festivas del padre fallecido. “No hubo mucho tiempo de despedida”, me dijo entrecortada, cuando le compartía mi solidaridad y mi abrazo a través de una llamada.

Reflexiono en el balcón, con el televisor de fondo anunciando que en junio primero regresamos a la normalidad, mientras una ambulancia  y su sirena pasan a toda prisa, quizás como un recordatorio de que aún nos queda mucho por andar.

Rafael Pabón

El autor es un escritor puertorriqueño que cultiva mayormente el género de la crónica. Reside en la Ciudad de Nueva York donde trabaja para el gobierno de la Ciudad en el Área de servicios de Salud Mental.