Notas del Corona en NY (22)

0
214
Photo by Matt Moloney from StockSnap

Por Rafael Pabón /26 de abril de 2020.

Trato de dormir y no puedo. Ya no resisto los desvelos. Los hago parte de mi vida. Intentaré dormir virtualmente. Todo es virtual estos días. Mis reuniones de trabajo, las conferencias, los happy hour y hasta los velorios. Mañana estoy invitado a uno del padre de una compañera de trabajo peruana. El padre murió de Corona hace unos días. Tuve el honor de ser el único invitado de la oficina aparte del director. Es a las 6 pm. Antes de eso, tengo un taller virtual de escritura de 1 a 5 de la tarde. Mañana será un domingo virtual. Pronto se me olvidará cómo era el mundo antes. Todo ha cambiado.

Ahora solo me río por zoom y duermo, si puedo, por webex.

Estoy extrañando el amontonamiento social.

La conversación cara a cara, los empujones en un tren concurrido, las masas desordenadas, las reuniones y los plenos, los bares repletos de malandros, los restaurantes que se alumbran con velas, las ventas de pasillo, los conciertos vendidos, el cine donde se ronca, el mal aliento de un amigo, en fin, extraño aquellas pequeñas cosas que nos hacen sentir vivos, pero que hoy nos pueden causar la muerte.

Rafael Pabón

El autor es un escritor puertorriqueño que cultiva mayormente el género de la crónica. Reside en la Ciudad de Nueva York donde trabaja para el gobierno de la Ciudad en el Área de servicios de Salud Mental.