Notas del Corona en NY (18)

0
153
Photo by Matt Moloney from StockSnap

Por Rafael Pabón – 12 de abril de 2020.

Hoy es domingo de pascua y no hay doñas  con Pamela, ni niños buscando huevos. Lo que hay es miedo y desolación. El virus se apoderó de las calles.

Extraño la Semana Santa, sobretodo a Charlton Heston haciendo de Ben Hur y a Pedro Rosa Nales echándonos la bendición al final del noticiero. Aquí en este país no se celebra mucho. Cuando pienso en la semana “mayor” me viene a la mente el pescado en Escabeche de mi Padre y una peregrinación de Viernes Santo a la que me llevo Dora, mi vecina y madre de una gran amigo. Preocupada con la influencia del comunismo ateo en mi casa y un cuadro de Albizu y del Che, en vez de la última cena en mi sala, me llevo, con el consentimiento de mis padres, a una procesión en Bayamón. Una multitud de romanos en camisetas, y mahones y de romanas en licras y rolos, le gritaban cabrón y mamabicho  al Jesús, que cargaba una inmensa cruz de tubo PVC y unos tenis converse rojos hasta el Cantón Mall convertido en Monte del Calvario. Los mercaderes del templo vendían los gistros a peso en su venta del pasillo, sin importarle la presencia del jesús de nazareno. Por el camino, una María Magdalena en camisa tubo y lipstick rojo, le secaba el sudor a Jesús con un panty hose mientras le daba un sorbo de Coca Cola. Al final de su doloroso paso por aquella caliente brea celestial, Jesús esperaba su suerte en la cruz, ante la mirada de una multitud de curiosos que poco a poco convertía los insultos en halagos. Llegue a mi casa impactado con aquella imagen de Jesús colgando en la cruz con sus tenis rojo.

Rafael Pabón

El autor es un escritor puertorriqueño que cultiva mayormente el género de la crónica. Reside en la Ciudad de Nueva York donde trabaja para el gobierno de la Ciudad en el Área de servicios de Salud Mental.