Notas del Corona en NY (17)

0
180
Photo by Henk Mohabier from StockSnap

Por Rafael Pabón – 10 de abril de 2020.

No voy a pelear con el sueño. Es una pelea que perdí hace tiempo. Le temo al día. Me levanto siempre con el temor de sentir algo distinto en mi cuerpo. El menor cambio me provoca una terrible ansiedad. El otro día amanecí con la nariz congestionada y entré  en pánico. Me levanté de un brinco a tomarme todas las vitaminas C que encontré, varios tes de jengibres y limones, sopas y un poco de agua caliente con baking soda, por si acaso. El virus, si no se va por lo caliente se va por el susto con la cara desorbitada de poco sueño que tengo, las burbujas saliéndome por la boca y un recorte irregular que me di con las máquina, que me dejó una calva por el lado. Por lo menos aquí en esta ciudad todo se vale y puede ser visto como un corte de vanguardia o a la moda.

La mezcla de ansiedad con aburrimiento puede ser fatal. De seguro dormiré poco. Me levantaré con el ruido de alguna ambulancia, y la boca reseca. Tomaré un sorbo de agua, iré al baño, y regresaré al cuarto con el sonido de otra sirena.

Trato de dormir escuchando meditaciones grabadas, pero casi siempre las voces son tan sensuales que en vez de entrar en un estado de relajación, me hago vente historias con la locutora y me desvelo más.

Nada, al final termino durmiendo algunas horas y soñando con sirenas, pero de esas que se encuentran en el mar, maquilladas, con una cola de escamas larga, en espera de que la rescate un desvelado como yo.

Rafael Pabón

El autor es un escritor puertorriqueño que cultiva mayormente el género de la crónica. Reside en la Ciudad de Nueva York donde trabaja para el gobierno de la Ciudad en el Área de servicios de Salud Mental.